**PALABRA DE DIOS:
-Sabiduría 2, la.12-22
-Salmo responsorial: 33
-Juan 7, 1-2.10.25-30

Primera lectura
Lectura del libro de la Sabiduría (2,1a.12-22):

Se decían los impíos, razonando equivocadamente:
«Acechemos al justo, que nos resulta fastidioso:
se opone a nuestro modo de actuar,
nos reprocha las faltas contra la ley
y nos reprende contra la educación recibida;
presume de conocer a Dios
y se llama a sí mismo hijo de Dios.
Es un reproche contra nuestros criterios,
su sola presencia nos resulta insoportable.
Lleva una vida distinta de todos los demás
y va por caminos diferentes.
Nos considera moneda falsa
y nos esquiva como a impuros.
Proclama dichoso el destino de los justos,
y presume de tener por padre a Dios.
Veamos si es verdad Jo que dice,
comprobando cómo es su muerte.
Si el justo es hijo de Dios, él lo auxiliará
y lo librará de las manos de sus enemigos.
Lo someteremos a ultrajes y torturas,
para conocer su temple y comprobar su resistencia.
Lo condenaremos a muerte ignominiosa,
pues, según dice, Dios lo salvará».
Así discurren, pero se equivocan,
pues los ciega su maldad.
Desconocen los misterios de Dios,
no esperan el premio de la santidad,
ni creen en la recompensa de una vida intachable.

Palabra de Dios

Salmo
Sal 33,17-18.19-20,21.23

R/. El Señor está cerca de los atribulados

V/. El Señor se enfrenta con los malhechores,
para borrar de la tierra su memoria.
Cuando uno grita, el Señor lo escucha
y lo libra de sus angustias. R/.

V/. El Señor está cerca de los atribulados,
salva a los abatidos.
Aunque el justo sufra muchos males,
de todos lo libra el Señor. R/.

V/. Él cuida de todos sus huesos,
y ni uno solo se quebrará.
El Señor redime a sus siervos,
no será castigado quien se acoge a él. R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Juan (7,1-2.10.25-30):

En aquel tiempo, recorría Jesús Galilea, pues no quería andar por Judea porque los judíos trataban de matarlo. Se acercaba la fiesta judía de las Tiendas. Una vez que sus hermanos se hubieron marchado a la fiesta, entonces subió él también, no abiertamente, sino a escondidas. Entonces algunos que eran de Jerusalén dijeron:
«¿No es este el que intentan matar?

Pues mirad cómo habla abiertamente, y no le dicen nada. ¿Será que los jefes se han convencido de que este es el Mesías? Pero este sabemos de dónde viene, mientras que el Mesías, cuando llegue, nadie sabrá de dónde viene».

Entonces Jesús, mientras enseñaba en el templo, gritó: «A mí me conocéis, y conocéis de dónde vengo. Sin embargo, yo no vengo por mi cuenta, sino que el Verdadero es el que me envía; a ese vosotros no lo conocéis; yo lo conozco, porque procedo de él y él me ha enviado». Entonces intentaban agarrarlo; pero nadie le pudo echar mano, porque todavía no había llegado su hora.

Palabra del Señor

 

 

REFLEXION DE NUESTRO DIRECTOR ESPIRITUAL

Hermanos: ¡Paz y Bien!

Un viernes más sin poder celebrar nuestra Misa de Hermandad, pero con el corazón junto a las benditas Imágenes del Stmo. Cristo de la Salvación y de nuestra Madre, Ntra. Sra. de la Soledad, queremos dejarnos iluminar por la Palabra de Dios de la Eucaristía de este día.

En las lecturas de hoy el Señor nos pide que tengamos una mirada "contemplativa", espiritual, para descubrirlo a nuestro lado, en nuestra vida cotidiana, en todo y a pesar de todo. Pues si nos limitamos a considerar la vida sólo "de tejas para abajo", sin proyectar en la existencia diaria la luz de la fe, no llegaremos a conocer realmente a Dios, al Verdadero (como nos dice el evangelio de San Juan de hoy).

Recordemos que la fe es una de las tres virtudes teologales (que son fe, esperanza y caridad) y que las virtudes teologales son aquellas que ya en esta vida -aunque aún con imperfecciones- nos introducen en la vida del Dios Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo. La fe consiste en acoger a Cristo como el más Importante, como el Señor de mi vida y, en consecuencia, creerme lo que Él me revela, me dice para el bien de todos, esforzándome con su ayuda por vivir como hijo de Dios y hermano de todos, buscando (por tanto) siempre el bien de los demás antes que el mío propio (es decir, viviendo como el mismo Cristo nos enseña con su ejemplo).

No obstante, hermanos, vivir la fe no nos va a ser fácil: incluso nos acarreará las críticas y la antipatía de otras personas, a las que nuestro buen hacer puede molestarles; ya lo dice el refrán español: "Métete a redentor y verás cómo saldrás crucificado" (según nos hace ver la primera lectura de hoy, tomada del libro de la Sabiduría). Sin embargo, debemos de recordar que nosotros seguimos a Cristo Resucitado, quien llega a la Victoria sobre la muerte tras su Pasión y Crucifixión: es decir, como nos recuerda la liturgia, "no hay gloria sin cruz", ya que -como nos dice el mismo Jesús- si el grano de trigo cae en tierra y no muere queda infecundo, pero si se pudre y muere da mucho fruto (cf. Juan 12,24).

Volviendo al evangelio de este día, Jesucristo afirma que Él es el Enviado del Verdadero, de Dios Padre; y, como sabemos, Cristo -a su vez- nos envía a nosotros a extender su Reino; para ello, tenemos que:

*vivir en la verdad: ser personas veraces, sin doblez, sinceras, para
*hacer el bien, siempre y a todos, pues vivir en la verdad es vivir en Cristo, quien nos dice "Yo soy el Camino, y la Verdad y la Vida" (Juan 14, 6).

Hermanos, tengamos la seguridad (también en esta situación que estamos viviendo, tan dramática y dolorosa) de que el Señor está cerca de todos los que sufren (como nos dice el Salmo 33); vivamos, pues, sincera y hondamente nuestra fe, abriendo nuestro corazón al Stmo. Cristo de la Salvación, dejándonos llenar del Espíritu Santo, y de la mano cariñosa de nuestra Madre, Ntra. Sra. de la Soledad, y con la ayuda fraterna de San Francisco de Asís, sembremos la Paz y el Bien cada día, con ilusión y entrega.

Un fuerte abrazo fraterno.

¡Que el Señor os bendiga a todos! Fr. Luis Vicente García Chaves, O.F.M. Director espiritual.

 

 

RETIRO ESPIRITUAL DE CUARESMA 2020

Queridos hermanos: Este año, debido a la grave pandemia que estamos padeciendo y a la supresión de todo acto comunitario, compartimos por los diferentes medios de comunicación de nuestra Corporación, el Retiro Espiritual de Cuaresma 2020 y elevamos oraciones a Nuestros Amantísimo Titulares para que este mal finalice. 

En nuestra página web, están a disposición de nuestros Hermanos y Fieles, el Rezo del Santo Rosario, el Ejercicio del Viacrucis y todo lo publicado para hoy viernes referente a la misa de Nuestra Hermandad, como complemento a este Retiro de Cuaresma.

I.- Nos colocamos en presencia de Dios:

*Oración invocando al Espíritu Santo (p.3).

 

II.- Reflexión comunitaria.

1) Deseamos hacer Retiro Espiritual: ¡aprovechémoslo! El Retiro es, al mismo tiempo, un don del Señor y un quehacer por nuestra parte; (no es fruto de una mera casualidad).
2) Queremos, pues, profundizar en el conocimiento de Cristo, Camino, Verdad y Vida, (cf. Jn 14, 6). Y lo hacemos en el tiempo litúrgico de Cuaresma, la cual tiene sentido si es verdadera preparación para nuestra principal fiesta: la Pascua de Resurrección de Cristo.
3) Así, pongamos una vez más todo nuestro ser y toda nuestra vida en manos del Señor, esforzándonos por escuchar su voz (cf. Sal 94, 7c-8a). Oramos (Sal 50, adaptado; p. 4).
4) Si, verdaderamente, escuchamos la voz de Dios habremos de seguir su llamada cada día... Esto comporta vivir la conversión cristiana -sincera y constante-, (cf. Ez 36, 25-27; Lc 6,45)... Lo cual implica "mortificación diaria": negarse a sí mismo, cargando con la cruz personal, siguiendo a Cristo hasta el Calvario, para poder resucitar con Él (cf. Lc 9, 22-25). Oramos (Oración de San Francisco al Cristo de San Damián; p. 5).
5) Vivir esto sería sumamente desagradable (e imposible) si no descubrimos el Evangelio, (nuestra vida y compromiso) para encarnarlo en nuestra existencia cotidiana:
a.- Es el Evangelio del amor (cf. Mt 22, 35-40; Lc 10, 25-37)... El amor verdadero (el amor cristiano, pues) es el que "construye", no el pseudo-amor que "destruye"; (clave: el bien común... Los "carismas" son verdaderos dones del Señor si están en función del bien de la comunidad, del bien de los demás).
b.-Y, por tanto, es el Evangelio del perdón "de corazón", (sin "condiciones", "con la misma medida (con misericordia entrañable)...": cf. Lc 6, 31.36); (cf. Mt 18,22; Lc 6, 38).
c.- De esta forma, podremos rezar con propiedad la oración de los hijos de Dios, el Padrenuestro: ("perdona nuestras ofensas...")
6) Pero descubriremos el Evangelio en la medida en que nos encontremos personalmente con el Señor Jesús, Salvador universal y escatológico, Centro y Clave de la Historia
(universal y de cada uno); y lo hagamos en nuestro ser y hacer de cada día, el cual forma parte de la "Historia Salutis", de la Historia de la Salvación. "Oramos juntos" (p. 6).
7) Jesucristo nos reconcilia con Dios, con los demás, con nosotros mismos, con la Naturaleza... Nosotros, sus seguidores, hemos de ser agentes de la verdadera reconciliación, "instrumentos de paz" (recordemos la conocida oración inspirada en la espiritualidad de San Francisco de Asís):
a) Conviviendo, no limitándonos a coexistir. / b) Como un niño: siendo "el último de todos" y "el servidor de todos" (cf. Mt 18, 1ss.; 2R 2, 17; Ad 25). / c) Sin olvidar, por tanto, que la reconciliación es, al mismo tiempo, don divino y labor nuestra.
8) "Pistas prácticas":
-No olvidar lo que somos: "barro" (cf. Salmo 102); recordemos, pues, que siempre hemos de partir de nuestra propia realidad (aquella en la que "Dios nos ha sembrado": cf. Ex 3):
-Mas con hondos y sinceros deseos de mejorar.
-Aprender a relativizar todo desde Dios, el Absoluto, "Señor de cielo y tierra" (cf. Gen 1-2).
-Para descubrir "la mayor alegría de nuestra vida": que somos hijos de Dios y, por tanto, hermanos de todos (cf. Dt 4, 7; Lam 3; Gal 2, 20; Rom 8, 31-32.35ss)...
-...Lo cual supone no dejarnos engañar (cf. Jn 8, 44c), sino vivir desde la realidad auténtica (cf. Heb 11, 6b)...
-...Dando como fruto las obras propias de los seguidores de Cristo Luz (cf. Jn 8, 12), al estilo de San Francisco de Asís (cf. Carta a un Ministro; Testamento de Siena)...
-...Pidiendo a diario su ayuda a María nuestra Madre (cf. Jn 2, 5). Oramos ("Santa María del Reino que llega", p. 7).

 

III.- Oración final (p. 8-9).

*Vocabulario:

-Egoísmo: vivir sólo para el propio "yo"; es la raíz de nuestros pecados.
-Mortificación cristiana: sacrificio voluntario que se hace para morir al egoísmo y vivir para el bien: (p. ej., perdonar de corazón aunque nos cueste).
-Conversión cristiana: ser mejores cada día con la ayuda del Señor.

*Cuestiones para la reflexión:

1) ¿Qué es la Cuaresma para mí?

2) ¿Entiendo qué es "perdonar de corazón" (como me pide Jesucristo)?

3) ¿Cómo puedo vivir la conversión cristiana para "no echar en saco roto" la Gracia de Dios (cf. 2 Cor 5,20-6,2)? (Procurar "aterrizar" en actitudes concretas).

 

ORACIÓN AL ESPÍRITU SANTO

Espíritu Santo, perfecciona la obra que Jesucristo comenzó en mí. Llena todos los rincones y momentos de mi vida.

Destruye en mí la presunción natural. Quiero ser sencillo y generoso, impulsado por el amor a Dios y a los demás.

Que ninguna fuerza humana me impida hacer honor a mi vocación cristiana. Que ningún interés, por descuido mío, vaya contra la justicia. Que ningún egoísmo reduzca en mí los espacios infinitos de tu Amor, Señor: que todo mi ser y toda mi vida sean grandes en Ti.

También la atención a la verdad y la prontitud en el cumplimiento de mi deber hasta la muerte.

Espíritu Santo, Espíritu de Amor, que tu efusión venga sobre el universo entero, sobre la Iglesia y sobre mí.

Amén.

San Juan XXIII (Oración adaptada).

 

Salmo 50 (adaptado)

Yo sé que me quieres, Señor, porque eres Bueno.
Porque tienes un corazón sensible, perdóname.
Limpia mis bajos fondos de pecado y
levántame de mis continuas caídas.

Me siento pecador ante ti, que eres Santo.
Mi pecado está agarrado a mí... ¡Cómo soy!
Contra ti, Señor, contra ti sólo pequé.
Y tus ojos han visto con pena
mi pobre corazón roto y desfigurado.

Pero, qué alegría que eres Padre y, también, Justo y Recto.
Y que juzgas sin partidismos...
Tú me miras fijamente y amas lo profundo y limpio
que, a pesar de todo, hay en mí...

Y me miras suavemente, con cariño...
Abrázame y tu Amor me ayudará a cambiar
mi corazón.. Sé mi Amigo y, con tu ayuda,
caminaré hacia la cumbre de tu Luz.

Devuélveme, pues los perdí, el gozo y la alegría;
y toda mi vida será como una fiesta...
Olvida, en tu Misericordia, el mal que hice
y ayúdame a convertirme,
a ser mejor –cada día- con tu ayuda.

Yo sé que Tú no andas con tonterías
y que, por eso, no quieres de mí palabras vacías...
Lo que me pides es un corazón sincero y arrepentido.

Sé misericordioso con nosotros, Señor,
y fortalece nuestras vidas...Ayúdanos, Espíritu Santo,
a convertir nuestro corazón egoísta en un corazón
misericordioso como el de Jesucristo. Gloria al Padre,...

 

Oración de San Francisco de Asís al Cristo de San Damián

¡Oh alto y glorioso Dios!
Ilumina las tinieblas de mi corazón;
dame fe recta, esperanza cierta,
caridad perfecta;
acierto y conocimiento, Señor,
para cumplir tu santo
y veraz mandamiento. Amén.

 

ORAMOS JUNTOS

Señor; Lo más importante no es:
que yo te busque, sino que Tú me buscas en todos los caminos (Gn 3, 9);
que yo te llame por tu Nombre, sino que Tú tienes el mío tatuado en la palma de tus manos (Is 49, 16);
que yo grite cuando no tengo ni palabra,
sino que Tú gimes en mí con tu grito(Rom 8, 26);
que yo tenga proyectos para ti,
sino que Tú me invitas a caminar contigo hacia el futuro (Mc 1,17);
que yo te comprenda. sino que Tú me comprendes
en mi último secreto (l Cor 13, 12);
que yo hable de ti con sabiduría, sino que Tú vives en mí y te expresas a tu manera (2 Cor 4, 10);
que yo te ame con todo mi corazón y con todas mis fuerzas,
sino que Tú me amas con todo tu corazón
y con todas tus fuerzas (Jn 13, 1);
que yo trate de animarme, de planificar,
sino que tu fuego arde dentro de mis huesos (Jer 20, 9).
Porque, ¿cómo podré yo buscarte, llamarte, amarte... si Tú no me buscas, me llamas y me amas primero?
El silencio agradecido es mi última palabra
y mi mejor manera de encontrarte.
Amén

 

Santa María del Reino que llega

María, eres instrumento de la Paz que Jesús,
manso y humilde, proclamó.
Deshoja tu ramo de olivo en
el mundo del corazón que busca liberación.
El odio oprime; liberta con el amor cristiano.
La ofensa cierra; liberta con el perdón.
La discordia, aísla; liberta con la unión fraterna.
El error, ciega; liberta con la verdad.
La duda, desorienta; liberta con la fe.
La desesperación, mata; liberta con la esperanza.
Las tinieblas, cansan; liberta con la luz.
La tristeza, destruye; liberta con la alegría:

Santa María de la liberación:
que llevemos el consuelo al que sufre,
aunque vivamos en el dolor. Así es tu Reino.
Que llevemos comprensión a los demás,
aunque no seamos comprendidos. Así es tu Reino.
Que llevemos el amor cristiano a todos,
aunque no nos sepamos queridos. Así es tu Reino.

Santa María de la Paz:
tu Reino, el Reino de tu Hijo Jesucristo,
es dar, dar siempre, para recibir
el don ofrecido;
es olvido de sí mismo, para encontrarse;
es perdón, siempre perdón misericordioso,
para ser perdonado;
y es sacrificio, renuncia, cruz, "paso" (Pascua)
por la muerte,
para resucitar libres a la Vida eterna. Amén.

 

ORACIÓN POR NUESTRA HERMANDAD

Jesús, esta es hoy mi oración, confiado en la mediación maternal de la Virgen:
Gracias por mi Hermandad.
¡Estoy recibiendo tanto de ella! ¡Tengo tanto que agradecerle!

En ella te estoy descubriendo,
en ella estoy aprendiendo a amarte y a seguirte.
En ella escucho tu Buena Noticia, tu Palabra.
En ella recibo el alimento necesario para el camino, tu Eucaristía.

Cuando me canso, me deja tu Palabra de ánimo.
Cuando me caigo, me entrega tu perdón.
Cuando me siento débil, ella me fortalece.
Cuando me duermo, ella me despierta.

Gracias, Jesús, por mi Hermandad.
Gracias por los niños y los jóvenes,
por los mayores y los ancianos.
Todos formamos tu Comunidad, tu Familia, tu Iglesia.

También hoy quiero pedirte por ella, Señor,
por todos sus miembros, mis hermanos.
¡Cuánto me ayudan!

Que seamos un rincón cálido,
un lugar donde nos queramos y nos respetemos,
un espacio donde vivamos como hermanos, una verdadera familia,
donde, unidos, nos esforcemos por tu Reino de Paz y Bien.

Y te ruego algo más, con la fuerza de que soy capaz.

Que mi Hermandad no luche por ella misma y por su causa,
sino que se empeñe, de verdad, en Ti y en tu causa, de la mano de la Virgen, nuestra Madre.

Que no destaquemos por hacer muchas cosas,
por ser muchos e importantes.
Sino que nos conozcan, Señor, por vibrar y soñar
con lo que Tú vibraste y soñaste,
y que, por tanto, hagamos todo desde la misericordia
y con ternura, con amor cristiano.

Jesús, te doy gracias por mi Hermandad.
Jesús, te pido por mi Comunidad cristiana.
Ella es la senda. Tú, la meta y el horizonte:
el Camino, la Verdad y la Vida. Amén.

Comparte en tu red social

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to Twitter

Queridos Hermanos:

Sirvan estas líneas, desde la Diputación de Caridad y Acción Social de nuestra Hermandad, para transmitir todo nuestro apoyo y tranquilidad ante la situación que estamos sufriendo por causa de la pandemia provocada por el COVID-19 y en consecuencia el estado de alarma declarado en nuestra nación el pasado 14 de marzo de 2020, que nos obliga al cierre temporal de nuestra casa Hermandad.

Nos ofrecemos para llevar a cabo cualquier tipo de ayuda a los hermanos que así lo precisen, y pedimos encarecidamente acudan a nuestra Diputación de Caridad y Acción Social.

Informamos, que las hermandades del Viernes Santo colaborarán económicamente, en el sufragio de los gastos de confección de 10.000 mascarillas, de necesidad urgente para el personal sanitario de nuestra ciudad.

Asimismo, estamos en constante contacto con todas las Parroquias, Asociaciones, y Fundaciones con las que trabajamos anualmente, e informamos que están correctamente, e igualmente transmitimos que continuaremos realizando una especial atención en los diferentes órganos anteriormente citados.

Vivimos tiempos difíciles, en los que todos somos conscientes de las circunstancias que se avecinan. Por ello, reiteramos y rogamos a todos los hermanos que necesiten artículos de primera necesidad se pongan en contacto con el teléfono móvil de nuestra Corporación 646453246.

Pedimos a Nuestros Amantísimos Titulares, El Santísimo Cristo de la Salvación y Nuestra Señora de la Soledad, salud para los los enfermos y eterno descanso para los fallecidos por esta terrible pandemia, así como también nos protejan y acompañen en este camino, donde nuestra Luz serán Ellos.

Un fuerte abrazo hermanos. Paz y Bien.

Diputación de Caridad y Acción Social

Sara Segador Coronilla

Comparte en tu red social

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to Twitter

 

escudo

Real, Ilustre y Franciscana Hermandad y Cofradía de Nazarenos de la Santa Cruz en el Monte Calvario,
Santísimo Cristo de la Salvación y Nuestra Señora de la Soledad

C/ Santas Patronas 43 Acc
41001 - Sevilla
954 22 58 74 whatssapp646453246
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Top of Page